C R E A R C U L T U R A
               
                                 
                       

 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
           
             
             
             
             
             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me parece que vivimos en unos días malos para la sociedad, hemos perdido valores que antes si lo hubieran hecho, gente sin ningún tipo de piedad llevan armas y matan gente para masacrar sin piedad.

Empezaron con las Torres Gemelas y nunca terminaron de matar ...

Este escrito lo hago porque me apetece y porque me meto en el interior, porque sufrí en primera persona los atentados de Madrid, trabajé en Santa Eugenia, cuando las bombas explotaron en la estación renfe.

Voy a explicar un poco, ese día fui a trabajar a las 8 de la mañana de pescadero de supermercado, afortunadamente para mí, yo estaba mal, la fortuna, un ángel que me acompaña o algo, la verdad es que nunca pierdo mi trabajo. Pero ese día, algo no me dejaba, levantarme de la cama.

Vivía en la casa de mi madre con mi pareja, el teléfono sonó y fue la abuela de mi compañera, dijo gritando, ver la televisión, Madrid está en sangre, pusimos la televisión y vimos lo que fue un terrible desastre.

Panda de asquerosos, canallas y asesinos, pasaban las horas y no sabía si podía ir hacia allí a ayudar a las víctimas.

Pero ya había mucha gente allí ayudando, por otro lado, recuerdo cómo me dijeron que las personas que estaban allí ayudando, que había restos dispersos, no daré más detalles por respeto a las víctimas y familiares.

Pero hago esta escritura para que todo el mundo sepa cómo experimenté esa tragedia. Pasaban las horas y había cada vez más víctimas y más y más ...

No voy a entrar en más detalle de esto, por respeto a las familias, solo diré que recuerdo en Santa Eugenia el testimonio de una mujer, que dijo en el supermercado que cuando le dieron el reloj de su esposo fallecido, el reloj quedo parado, a la hora minutos y segundos del ataque, pero el reloj estaba intacto, simplemente se quedó quieto en ese momento.

El terrorismo de cualquier tipo nunca puede ser justificado.

El primer derecho humano es la vida.