C R E A R C U L T U R A
               
                                 
                       

 

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
           
             
             
             
             
             

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bueno, por lo general se dice que cuando algo va bien y si te equivocas dices, mal, está claro que lo bueno y lo malo existen, el caso es diferenciarlos, pero ¿cómo aprender a diferenciar entre el bien y el mal? Y si nunca llegamos a hacerlo en una vida? Bueno, creo que puede costarnos una vida para diferenciarlos, le explico, el bien y el mal está en cada uno de nosotros en nuestra conciencia ...

¿Por qué digo esto, muy simple y claro, por qué te has preguntado por qué esta persona es buena para ti y por qué es mala para esa otra, así que es buena o mala? Todo está dentro de nosotros mismos en el momento del interrogatorio pero el padre nos está mirando desde arriba, pero creo que lo que cuestiona nuestras acciones no está bien, nos pregunta
Más bien, nuestro arrepentimiento, porque, como dicen, sólo salva al que se arrepiente del corazón, esta es la clave de la cuestión del bien y del mal.

Si hacemos algo malo pero nos arrepentimos de corazón seremos perdonados por el ... pero no nos desviamos del tema ...

El bien que dice está en nuestra conciencia, es el que dicta, solo dicta cuando y de qué manera hemos actuado y si es correcto o malo hacer eso o aquello, cada uno de nuestros actos.
Pero para lo que la vida me ha enseñado, la mayoría de las personas no son ni buenas ni malas, son regulares, tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, todo depende de cómo se ve, ya sabes el vaso medio lleno o medio vacío, Alomejor Si usted mira las cosas malas de esa persona es malo para usted, pero si usted mira las cosas buenas es bueno depende de todo en cómo usted mira y las circunstancias ...

El bien y el mal está en cada uno de nosotros, en nuestro corazón en nuestro interior y sólo en nuestro interior, no en cómo nos ven los demás si no en cómo nos vemos a nosotros mismos ...